Inicio  | Tienda  | Válvula EGR

Si mantenemos la válvula EGR limpia y en buen estado no afectará a la potencia ni al rendimiento del motor.

Sean mecánicas o electrónicas las válvulas EGR se abren o cierran según la presión que ejerza el aire, que a su vez dependerá de lo mucho o poco que esté trabajando el motor.

La válvula EGR permanece abierta cuando circulamos a bajas revoluciones para redirigir parte de los gases de escape de nuevo a los cilindros, suponiendo un ahorro de combustible y una recombustión de dichos gases para disminuir la cantidad de NOx vertido a la atmósfera.

Sin embargo, cuando necesitamos más potencia y aceleramos la válvula se cierra, y solo entra aire “limpio” para optimizar la combustión con mayores niveles de oxígeno, provocando así un aumento de potencia que a menudo se relaciona con el turbo erróneamente.

Podríamos decir, por tanto, que la válvula EGR está relacionada en cierto grado con la potencia de nuestro motor, pero debemos tener claro que cuando funciona perfectamente, la EGR no impide obtener los niveles de potencia deseados a nuestro automóvil.

Cuando se atasca a causa de la suciedad acumulada (carbonilla), es cuando pueden tener lugar dos supuestos que afectarán al rendimiento de nuestro motor:

  • La válvula EGR permanece abierta: si se atora en esta posición, la combustión será ineficiente, puesto que los gases de escape entran continuamente en la cámara de combustión y no habrá cantidad suficiente de oxígeno para que la combustión sea adecuada y se regule.
  • La válvula EGR permanece cerrada: Al permanecer en esta posición, subirán los niveles de NOx (óxido de nitrógeno) y las emisiones de humo con gases contaminantes se disparará.


¿Cómo prevenir fallos en la válvula EGR?

Recuerda que la EGR es una pieza cara de sustituir, por ello es importante realizar una correcta limpieza de la EGR al menos una vez al año o cada 7000 kilómetros.

Mantener el sistema de inyección limpio y cuidado, ayudará a eliminar el exceso de suciedad que posteriormente se puede depositar en la válvula EGR, aunque el método más sencillo y eficaz para que la carbonilla se acumule y tengamos que proceder a su limpieza con una frecuencia mayor de la deseada, consiste en subir de revoluciones el motor en velocidades cortas provocando que “respire” mejor y expulse los restos que se quedan en su interior, eso sí, siempre con el motor en caliente.

No es necesario someter el vehículo a este proceso durante un tiempo prolongado, para no forzarlo ni elevar el consumo de carburante, pero si es ideal hacerlo durante unos segundos cada vez que utilizamos el automóvil.

Con nuestros aditivos meca-run evitara el ensuciamiento de dicha válvula EGR a causa por la mala combustión del carburante y evitara cambiar la válvula EGR (400 € en promedio) o FAP (800 a 1500 €) .

Control técnico: conseguimos bajar las emisiones contaminantes hasta en un 60% por debajo de los estándares máximos permitidos por las Normas Europeas en contaminación.

RECIBE DESCUENTOS EXCLUSIVOS
DE NUESTROS PRODUCTOS
¡SUSCRÍBETE A NUESTRO CANAL!